“La cerca”, de Rubén Mendoza

“La cerca”, de Rubén Mendoza


Este cortometraje colombiano de ficción, cuarta producción de Día Fragma Grupo Cultural, ha recorrido importantes festivales como los de Toulouse (Francia), Toronto (Canadá) y Cartagena (Colombia).

Sinopsis

Francisco Maldonado (Hernán Méndez) se ve tristemente envuelto en una serie de sueños que lo han atormentado, en los que generalmente él, empuñando múltiples armas (el machete, la escopeta, su propia madre) arremete contra su padre, con el que ha perdido el contacto intenso desde la muerte de su mamá.

Este 31 de diciembre aparece de nuevo a su puerta el viejo, don Juan Cristo (Daniel Paez), su papá, con el que además colinda su finca, para que acuerden por fin, en este último día de plazo después de diez años de la muerte de su mamá, la destrucción de la cerca que divide sus terrenos, para que ella deje de ser un alma en pena, y para que el municipio no tome a su albedrío estas tierras. Así lo dejó escrito ella en su testamento.

Este inesperado reencuentro, al calor del licor, genera un diálogo largo en el que Francisco confiesa esos sueños y se lavan las culpas, para terminar en los reinos del recuerdo o de la irrealidad de los sueños, o de la ponzoñosa realidad, en una tragedia singular, en la que pasan al olvido los dolores, el humor negro, la niñez, los partidos políticos y la cerca mientras se consumen en la vereda el dolor y los muñecos incendiarios del añoviejo.

Notas de producción

La violencia anacrónica
“La cerca” quiere de una manera menos directa (o menos gráfica) ilustrar la forma en que La Violencia, con mayúsculas, la de mediados del siglo veinte, siguió abatiendo gente de múltiples formas en las generaciones posteriores que han sufrido su peso no en plomo, sino en el trato de sus familias y en la manera en que los protagonistas de ese tiempo, interactúan con los protagonistas de éste. Estas nuevas cargas pueden llegar a ser más pesadas que el plomo. En “La cerca” una serie de pesadillas han acompañado y atormentado incesantemente a Francisco; en esas pesadillas aparecen ciertas atrocidades que él vio ejecutar a su padre, pero materializadas en sus manos.

Es la eterna historia de las veredas vistas a través de los ojos del sueño y de la alteración de la cabeza. El eterno leitmotiv del campo y su dolor, el licor, es el que vuelve a cerrar momentáneamente la brecha entre los señores Maldonado (don Juan Cristo Maldonado y su hijo) para exorcizar fantasmas con el eco de una risa estúpida.

Al final de este dolor de los sueños y de la realidad que les marcó sus poros, aterrizando en los terrenos del olvido, encuentran que sus causas políticas no importan, y que nunca las conocieron ni las recuerdan, aceptan que hubo errores mientras la historia se consume en los linderos de la realidad y de los sueños sin que entendamos qué sucede.

En “La cerca” aparece una Colombia enferma, de alma delirante, perdida en sus fiebres buscando los oasis del odio en la risa tonta, en el humor negro, en el licor, jugando a sonreír mientras su alma y su corazón le funcionan mal por dentro. Esta cadena de dolor tan vieja que arrastra Colombia pareciera evidenciar que el mal es prácticamente una cuestión genética, de la que es complicado escapar mientras tantos factores jueguen en contra suya, así jueguen de repente y de vez en cuando el perdón y las caricias un rol importante. La intención del filme aparece descrita en todos los gestos que aparecen en el guión, en donde una cara, en pocas horas, pasa del dolor a la alegría infinita, y de la pesadilla de la realidad a la de los sueños.

Fotografía
La fotografía para el cortometraje fue de corte naturalista en casi todas sus secuencias. El adobe, elemento predominante en la historia, determina para nosotros el trabajo fotográfico, la gama de color y los motivos de la atmósfera. La cámara, exceptuando en los sueños, estará construyendo planos secuencia constantes, que permitan rescatar la idea de tiempo real en la edición, ya que la historia sucede en el lapso de una tarde y su noche.

Las secuencias de sueños tendrán una dinámica más compleja, más valores de plano y una coloración más pálida, tendiendo la atmósfera natán y a la sobre exposición, y dejando por únicas veces dentro del corto que aparezcan las tomas subjetivas.

El fuego y la noche en la secuencia final entrarán a reforzar la idea confusa (al no saber si es sueño o realidad) con un manejo de cámara que oscile entre los dos polos: los elementos que se han utilizado en las secuencias reales, y los que soportaron las secuencias de los sueños.

Arte
Los espacios en la película están divididos en dos partes, los interiores, que tienen muchos elementos en cuadro que muestran un ambiente atiborrado y desordenado. Los espacios están maltratados, las paredes descascaradas y pálidas por el tiempo. Se utilizan colores tierra para dar la sensación de vejez en ellos. En la casa de Francisco las paredes están provistas de puntillas e iconografía campesina colgada, que contrasta con los huecos que las han desmoronado.

Los exteriores son mucho mas livianos, ya que fueron paisajes marcados por la vegetación. En esta parte dominaron los tonos verdes de la naturaleza virgen. Este cromatismo frío se verá contrastado con los tonos cálidos del atardecer.

El vestuario muestra atavíos de los pueblos boyacenses, ruanas y sombreros que ubican a los personajes en un ambiente campesino. Los colores fueron neutros con el ánimo de evitar contenidos políticos, así que el rojo y el azul quedan eliminados de la paleta de vestuario de los personajes principales. El maquillaje fue muy natural, sólo se resaltan las ojeras, las arrugas y la piel curtida y oscura.

Los sueños acompañaron la tónica natán de la fotografía; las ropas y elementos contrastan de una manera particular, con colores fuertes, ajenos al campo.

Música
A partir de la lectura del guión y de reflexiones acerca de la sonoridad apropiada para la historia se sugiere una instrumentación de cuerdas típica de la región del antiplano cundiboyacense, el cual puede componerse de tiple, guitarra y requinto, emulando una sensación de ambiente con respecto al entorno de los personajes y a su primer referente musical.

Con respecto a la composición musical dentro de la propuesta del guión técnico y en función de la duración de la obra se toma una opción de componer piezas en ritmo y tempo libres, sugiriendo la sonoridad de las introducciones a piezas que caracterizan la región boyacense. Con ésto se puede estructurar la música con texturas polifónicas, homofónicas y de ritmos compuestos ternarios en tiempos lentos que, a modo subjetivo, requieren de un mayor cuidado en la composición, por el tratamiento de la instrumentación y por las necesidades expresivas a razón de el vínculo que hay entre la interpretación de las emociones de los personajes, su ambiente rural y los sucesos que van a realzar elementos dramáticos más que otros.

¿Qué es Día Fragma?

Día Fragma Grupo Cultural nació con la iniciativa de profesionales de varias áreas, económicas y artísticas, de producir cine de una forma organizada con la premisa de, además de usarlo como un medio de expresión y consolidación cultural, convertirlo en una forma posible y concreta de inversión, en los que se puedan perfilar los aspectos propios de una industria. Por la regularidad con que ha logrado producir obras audiovisuales, se ha convertido en una propuesta seria, y en un camino concreto para inversionistas y empresas que quieren apostarle a nuevos mercados.

“La cerca” es la cuarta producción de este grupo de jóvenes de distintas áreas, artística y económicas, que bajo el nombre de Día Fragma, se ha preocupado por demostrar que el cine colombiano tiene un mercado y es una posibilidad sólida y seria de inversión. Además de caracterizarse por producciones de estándares técnicos muy altos, también ha logrado explorar historias particulares filmadas con los ojos de nuevos realizadores.

“La cerca”, proyecto que ha recibido premios y estímulos desde su etapa de gestación, empieza ahora su recorrido por festivales internacionales de cortometraje, en donde además Día Fragma promueve las historias de sus nuevos proyectos a productores de distintas nacionalidades.

Rubén Mendoza (Director y guionista)

Nació en 1980. Terminó la carrera de Realización de Cine y Televisión en la Universidad Nacional de Colombia. Con beca de la Universidad Nacional (2001), viajó a Montreal, Canadá, para tomar los siguientes cursos dentro del semestre regular universitario: Seminario “Moving Camera Aesthetics”; Seminario “On Film Melodrama”; Seminario “Film Spectatorship and Reception”; Seminario “The Human Face”, todos del Mel Hoppenheim School of Cinema, de La U. Concordia.

Convocó originalmente al Grupo Cultural Día Fragma en 2002. Se desempeñó, durante su etapa académica, como Director de la Videoteca de la Universidad Nacional, Monitor de la Carrera de Cine y Televisión en el soporte de Historia Filmográfica, Panelista para los programas radiales sobre películas específicas del Eurocine y Muestra Documental de 1999, para el programa Interacción de U.N.Radio. Fue ganador del concurso interno de guión para el semestre con “Antes de cabalgar”.

Filmografía seleccionada de Rubén Mendoza

“El reino animal” (2004). En posproducción
“La cerca” (2004). Ficción 20’
“Estatuas” (2002). Ficción 27’
“De(s)amparo” (2001). Documental 121’
“Grandma’s Eyes” (2001). Animación 5’
“Pastillas para la memoria” (2000). Documental 24’

El reparto

Hernán Méndez (Francisco)
Nació en Bogotá y comenzó su formación actoral a los veinte en 1979. Desde ese entonces se preparó con varios maestros entre los que se encuentran, Edgardo Roman, Paco Barrero, Rubén Dipietro, entre otros. Este actor a lo largo de su carrera ha interpretado diversos personajes en teatro, el cine y la televisión.

“Una vida afortunada” (Lizandro Duque, 1992), “El alma del maíz” (Patricia Maldonado, 1994), “La primera noche” (Luis Alberto Restrepo, 1997) y “La cerca” (Rubén Mendoza, 2004) son las producciones cinematográficas en las que Hernán Méndez ha colaborado como actor.

Daniel Paez(Juan Cristo)
Nació en Boyaca, empezó sus estudios actorales desde joven, pasando por la academia Charlot, Estudio XXI, Academia Ronald Ayazo, y también realizando varios talleres y seminarios. A lo largo de su carrera ha interpretado diversos personajes en cine y televisión. En cine ha formado parte del elenco de las películas “Cristina” (Gabriel Rojas) y “La cerca” (Rubén Mendoza, 2004). Adicionalmente a su trabajo de actuación, Paez es locutor profesional.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: