El proceso Juvenil Constituyente en el Valle del Cauca y su articulación con el Gobierno Departamental.

El proceso Juvenil Constituyente en el Valle del Cauca y su articulación con el Gobierno Departamental.

Alcances y aportes para la construcción del proceso constituyente de la Región

Par Nicolás Guarnizo Pulido

La presente ficha esta centrada en hacer un análisis del caso particular de la Asamblea Juvenil Constituyente del Valle del Cauca (occidente de Colombia); esta asamblea es entendida como un escenario de convergencia participativa que surge tras una necesidad histórica y política, donde se explica cómo, por qué surgió y cual ha sido su proceso desde su inicio. El texto se centra en describir el proceso, sus logros y aportes a la población juvenil del Departamento, analizando específicamente el alcance y la importancia de haber logrado construir una nueva Política departamental de juventud del Valle del Cauca como una iniciativa incentivada y apoyada por la Secretaria de juventud del Departamento, con alcances tangibles sobre el sector poblacional; posteriormente se traza desde un análisis de lo que ha significado para la Juvenil, la creación de esta política, pues ha sido la garantía para contar con el apoyo gubernamental e internacional para la perduración de su proyecto. No obstante, es actualmente cuando tras las dificultades que atraviesa el Departamento en materia de participación y la crisis de liderazgos, se enmarcan los más duros retos por vincular jóvenes de todo el Valle a procesos políticos de participación activa.

 1. Introducción

Al ritmo de las necesidades se mueven los cambios y los mecanismos para satisfacerlas, se denotan nuevas percepciones, remarcadas desde nuevas metas colectivas; las respuestas a las carencias o a las dificultades que enfrenta la sociedad, surgen desde los factores que componen cada coyuntura. La particularidad que se dé en determinado territorio enmarca la manera de actuar de la colectividad misma, bien sea incidiendo directamente sobre las situaciones que se enfrentan, o mediante la búsqueda de una figura política sobre la cuál ampararse, que pueda garantizar el bienestar común y particular de esta colectividad.

Tal fue el caso del Valle del Cauca, donde se vivía desde finales de los 90’s una de las situaciones sociales más dramáticas de Latinoamérica, caracterizada por los altos índices de miseria y violencia, la aparente razón de esta situación se sustentaba en la incapacidad gubernamental por subsanar las necesidades primarias de la población. En el 2004 es elegido como Gobernador del Departamento Angelino Garzón, quien trazó un programa incluyente y abierto a la participación ciudadana como principal eje para subsanar las dificultades que estaba enfrentando la región; de esa propuesta surge la iniciativa gubernamental de abrir un escenario en el que puedan converger los sectores sociales para incidir en la política del Departamento, al que se le llamó la Social Constituyente. Esta idea estuvo basada en los procesos constituyentes, escenarios para la participación ciudadana basados en la Constitución, que se venían evidenciando a lo largo del país y que habían arrojado resultados efectivos para sus poblaciones.

A pesar de la diversidad de actores inmersos en las Asambleas Constituyentes, no implica esto que internamente haya un apoyo mutuo para la construcción de caminos compartidos, porque buena parte de los integrantes tienen intereses particulares para sus comunidades, o para sí mismos. En el caso del Valle se evidenció una grave barrera en este aspecto, debido a que internamente se cruzaban una gama de intereses particulares de los integrantes de la Social Constituyente, lo que entorpeció el proceso político que se pretendía llevar; determinados sectores sociales se apoderaban de las funciones que debía ejecutar la AC (Asamblea Constituyente) con la finalidad de beneficiar a personas allegadas, y dejaban a un lado a los demás actores inmersos. Esto llevó a que la Social Constituyente se desvaneciera por no tener un cuerpo estructurado, los sectores interesados en ser parte del proceso constituyente tras evidenciar el desorden bajo el que se hallaba este espacio, preferían alejarse de éste espacio y buscar subsanar sus problemas desde entes alternativos; éste fue el caso del sector juvenil, que al sentirse excluido e ignorado dentro del proceso, decide retirarse de la Social Constituyente para buscar nuevas vías con el apoyo de la Gobernación donde sus propuestas pudieran ser escuchadas y tuvieran repercusiones benéficas para su sociedad.

En este punto el presente ensayo pretende centrarse, analizando la particularidad del caso de la Juventud vallecaucana y comprendiendo que medidas tomó frente a las falencias de la Social Constituyente para mantenerse como un actor clave dentro de la política participativa del Departamento. El caso de la juventud del Valle es uno de los más renombrados por haber logrado constituir una Asamblea Constituyente compuesta explícitamente por jóvenes, donde sus grandes avances en materia de participación y resultados han convertido a este caso uno de los más conocidos de participación ciudadana en Colombia.

Se analizará cómo ha logrado vincular y unir esfuerzos la Juvenil Constituyente con los entes gubernamentales del Departamento para subsanar los principales problemas que enfrenta la juventud, mirando cuales han sido los procesos que se han llevado a cabo para solucionar las dificultades a las que éste sector estaba expuesto, viendo posteriormente cuáles han sido sus resultados, sus avances y sus deficiencias en lo que lleva este proceso.

En una primera parte nos enfocaremos en describir el proceso mediante el cual se construyó la Juvenil, dando una descripción de qué es esta Constituyente, de cuál es su diferencia con su homóloga, la Social, y aclarando cuáles son las herramientas con las que cuenta para llevar a cabo su proceso de inmersión y participación juvenil dentro de la política del Departamento; igualmente nos centraremos en enfocar cuáles han sido los elementos empleados para lograr permanecer con el paso de los años. En una segunda parte se hablará sobre cuál ha sido el camino que ha venido recorriendo, cuáles han sido sus logros, y cuál es la importancia de los mismos; mirando específicamente lo que ha significado la transformación de una política pública tanto en un nivel simbólico como tangible. El texto concluye en explicar que ha logrado ganar la Juvenil Constituyente con su proceso en materia de apoyo institucional y de participación, brindando aportes que puedan contribuir a entender la importancia de la articulación entre Gobierno y Asambleas Constituyentes.

 2. Asamblea Juvenil Constituyente

 2.1. Objetivos, Plan de Trabajo y Resultados en la región.

En el contexto latinoamericano los y las jóvenes se encuentran identificados por los medios de comunicación y los espacios de información y reflexión gubernamental como una población en alto riesgo, vulnerable a la exclusión, marginación y estigmatización social; esto consecuentemente explica, además de la situación social y económica que pueden estar atravesando, los fenómenos de violencia y delincuencia en los que se han visto involucrados. En la mayoría de los casos los Gobiernos toman reacciones paternalistas y de control social sobre este sector, lo que termina por impedir la capacidad de los y las jóvenes por formar y desarrollar sus potencialidades en los sectores populares. Frente a este fenómeno, la juventud del Valle se ha logrado reivindicar con el apoyo gubernamental, desde procesos formativos de participación política para incidir dentro de las políticas del Departamento, reivindicando su papel como un actor crucial en las dinámicas del desarrollo.

Esa reivindicación se ha construido desde un proceso de varios años en los que la juventud se había vinculado a la participación política de diferentes maneras. Harold Zuluaga, Coordinador de Juventud en la Secretaria Departamental de Desarrollo Social (entidad del Gobierno Departamental), afirma que en una primera medida el surgimiento de la Juvenil Constituyente es explicado por un proceso previo que se había ido construyendo desde unos añas atrás; en un proceso de dos fases, una primera que va desde mediados de la década pasada, y la segunda que se viene desarrollando desde el 2000. Como antecedentes, y parte de esa primera fase, se evidencian una serie de intentos por involucrar a los y las jóvenes en proyectos participativos como Corpovalle (Corporación para el desarrollo del Valle del Cauca), que fue una organización centrada en abrir procesos de participación incluyentes para todos los sectores y entablar diálogos entre los diversos componentes sociales de la región para sumergirlos en la política del Departamento, sin embargo esta organización no lograba vincular la cantidad de jóvenes esperados debido a la carencia de una estructura con suficiente solidez.

Para el año 2000, comienza una nueva fase dentro de la política Juvenil vallecaucana, donde el Gobierno departamental comienza a entablar un mayor apoyo a los procesos participativos internos, buscando sustraer de una relación más estructurada con los sectores civiles, soluciones para suplir sus necesidades prioritarias. Con el cierre de Corpovalle, la única organización que quedó a cargo del tema de juventud fue el Consejo Departamental de Juventud, que si bien había logrado mantener diálogo y apoyo de la Gobernación, seguía siendo un cuerpo insuficiente para involucrar al sector juvenil de manera amplia.

Tras la pregunta de cómo involucrar a los sectores juveniles en mecanismos participativos a nivel local y regional surge la Constituyente juvenil del Valle; ésta parte de ser la construcción de un escenario de participación ciudadana, enmarcado en una política de diálogo social enfocada en el fortalecimiento de procesos de gobernabilidad democrática, partiendo del diálogo y la concertación colectiva sobre temas fundamentales que respectan con el desarrollo del Departamento.

En la administración de Angelino Garzón (gobernador entre el 2004 y el 2007) se habló por primera vez en el Valle de iniciar procesos participativos basados en la Constitución; inicialmente se creó la Social Constituyente, de donde posteriormente se derivaría la Juvenil, para mediados del 2005. Esta última empezó por ejercer su papel a nivel departamental; con el transcurso del tiempo ha ido ampliándose a lo largo de los municipios del Valle, para poder basarse en un nivel local y regional para cumplir con los mandatos constitucionales, apuntando a formar procesos sólidos y sostenibles de gobernabilidad. Se fundamenta jurídicamente sobre 3 artículos de la Constitución Nacional de 1991:

  • “Art. 1. Colombia es Estado social de derecho, organizado en forma de República unitaria, descentralizada, con autonomía de sus entidades territoriales, democrática, participativa y pluralista, fundada en el respeto de la dignidad humana, en el trabajo y la solidaridad de las personas que la integran y en la prevalencia del interés general.

  • Art. 3. La soberanía reside exclusivamente en el pueblo, del cual emana el poder público. El pueblo la ejerce en forma directa o por medio de sus representantes, en los términos que la constitución establece.

  • Art. 103. El Estado contribuirá a la organización, promoción y capacitación de las asociaciones profesionales, cívicas, sindicales, comunitarias, juveniles, benéficas o de utilidad común no gubernamentales, sin detrimento de su autonomía con el objeto de que constituyan mecanismos democráticos de representación en las diferentes instancias de participación, concertación, control y vigilancia de la gestión pública que establezcan.”(Const. 1991)

La constituyente Juvenil puede ser entendida como un espacio de participación social, mediante el cual los y las jóvenes, representantes de las diferentes expresiones juveniles, discuten, planifican y evalúan los planes, proyectos y programas centrados en procesos de desarrollo regional y local dirigidos a este sector, donde son parte vital del asunto gracias a su capacidad como ente dinamizador de la Política Departamental de Juventud. La Juvenil está centrada en el nivel de lo departamental y lo municipal, donde deberá establecer para cada uno de estos ámbitos una estructura y una dinámica que garantice la participación de todos los sectores juveniles.1

La Juvenil se edificó para poder subsanar tres aspectos. En primera medida para promover una cultura política en el Departamento que fortalezca procesos de concertación y diálogo social enfocadas en el fortalecimiento de la cultura ciudadana, basada en la acción recíproca entre el Estado y los diversos sectores juveniles. En segunda instancia para generar un espacio de participación juvenil ciudadana que permita encaminar y hacer seguimiento a la gestión pública en materia de juventud. Y en una última medida para crear y legitimar un escenario de convergencia juvenil que permita fortalecer el aspecto social, político y cultural dentro de la juventud vallecaucana.

La AJC (Asamblea Juvenil Constituyente) busca vincular todos los sectores juveniles tanto a nivel municipal como departamental, enfocándose en entablar diálogos con organizaciones informales, formales y previamente establecidas que estén centradas en la participación juvenil, tales como Consejos Municipales o Departamentales (Son organizaciones de orden civil, representantes de la juventud, con la función central de ser el punto de diálogo con los gobiernos municipales y departamentales), además de anexar al proyecto, jóvenes independientes de estas organizaciones.

Para su funcionamiento y perduración, la Constituyente entabla cuatro estrategias centrales: Los comités permanentes de trabajo, la Mesa de coordinación departamental, el Comité de Comunicaciones y el de formación. Los comités permanentes se conforman para garantizar la continuidad de la AJC, haciendo difusión y posicionando este escenario en diversos espacios públicos frente a otras organizaciones juveniles. La mesa de coordinación departamental está conformada por representantes de cada uno de los sectores sociales y expresiones culturales involucradas en el proceso constituyente para concertar la manera de brindar asistencia técnica a los municipios, haciendo las convocatorias para las reuniones departamentales, y generando documentos que reflejen los resultados que ha logrado la AJC. El comité de comunicaciones está conformado por jóvenes que adelantan procesos de comunicación en el Valle, tales como el Sistema Departamental Juvenil de Comunicación, donde se les encarga de posicionar la Constituyente como un escenario legítimo de discusión y concertación pública de los temas de juventud; informa a través de diferentes medios sobre las actividades y los logros de la Juvenil. Por último la estrategia del Comité de formación está centrada en contar con organizaciones y jóvenes que tengan experiencia en esta materia, que puedan adelantar actividades permanentes de formación en temas de gestión pública y en temas afines a la AJC. (Entrevista con Diego Matta, Secretario de Juventud en la Secretaría departamental de Desarrollo social)

La existencia de la AJC del Valle está explicada por varios factores, el primero de ellos es la ineficiencia de los procesos que se habían venido llevando previamente en materia de juventud (Plan de Desarrollo Juvenil, Concejos Municipales y Consejo Departamental Juvenil), debido a que no habían logrado generar mecanismos de vinculación ni de interés sobre los y las jóvenes del Departamento. La segunda razón es la inminente necesidad de darle solución al problema de violencia juvenil que estaba enfrentándose principalmente en los Municipios con mayor población del Valle, donde se evidenció una creciente inmersión de la juventud dentro de actos delictivos y consumo de drogas.

Tras la formación de la AJC se evidenció la presencia de jóvenes de Cali, Buenaventura y Palmira, posteriormente se fueron vinculando integrantes de otros municipios del Valle. La labor inicial de la Juvenil estuvo centrada en analizar la situación que estaban afrontando las zonas marginales de los municipios y las ciudades, analizando a que riesgos estaba expuesta la juventud, buscando implementar un nuevo marco dentro de la Política Pública del Departamento donde se construyeran mecanismos para brindar alternativas al sector juvenil frente a la vulnerabilidad a la que estaba expuesto.

El primer gran logro de la Juvenil Constituyente fue poder trabajar de manera conjunta con la Gobernación, contando con un apoyo logístico y económico para lograr llevar a cabo las metas trazadas. Gracias a esto se hicieron 4 reuniones a nivel departamental donde se involucraron un total de 2500 jóvenes de todo el departamento, quienes aportaron elementos para conocer la situación que estaba enfrentando la juventud en cada uno de los municipios; posteriormente con un grupo derivado de esos jóvenes se empezó a construir un nuevo modelo de política pública de juventud, que al inmiscuir a éstos garantizaría mayor efectividad en materia de derechos.

La construcción de una nueva política pública en materia de juventud fue el más grande avance de la Constituyente debido a que con esto logró establecer un marco jurídico y político bajo el cual se guiarían las leyes del Departamento para beneficiar a la comunidad juvenil, y se abrirían las puertas para construir alternativas a las dificultades que estaban enfrentando los y las jóvenes de los estratos sociales más bajos. De manera general lo que contempla esta nueva política pública es centrar la importancia del y de la joven dentro del escenario político global, donde sin importar las diferencias sociales, culturales y políticas que asuma cada uno y cada una, se debe velar por que se cumplan sus derechos fundamentales. Gracias a esta nueva política departamental se logró abrir un vínculo con la Gobernación, donde se generaron procesos de diálogo y trabajo conjunto a raíz de la capacidad de la AJC por convocar jóvenes en sus proyectos políticos y lograr resultados tangibles en materia de participación ciudadana.

Gracias a estos avances en participación política se logró contar con el apoyo de la Cooperación Española, organización comprometida con el proyecto juvenil constituyente brindándole los recursos y el seguimiento necesario para fortalecer la iniciativa. El apoyo de una Organización internacional y de la Gobernación contribuyó a que tras la construcción de la Política de Juventud se lograran generar espacios para que la juventud pudiera acceder a nuevas alternativas, se abrieron Becas Universitarias para los y las jóvenes de bajos recursos, se ayudó con capacitaciones técnicas, se crearon espacios para hacer eventos culturales juveniles, se estimuló a involucrarse con el proyecto constituyente desde la elaboración de proyectos que beneficiaran a los sectores poblacionales con mayores dificultades socioeconómicas y que aportaran al interés público, entre otras. Gracias a los avances en participación política por parte de la AJC se contribuyó al mejoramiento de las condiciones en varios municipios y zonas marginales; la juventud se ha ido transformando en un sector activo y crucial para promover la participación ciudadana en el Departamento.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: