Fantasía saltimbanqui, alegra tarde de pequeñines Por Ulises Ramirez

Creatividad, comicidad y actuación fueron los elementos que utilizaron los integrantes de la compañía de Teatro Frederik durante la puesta en escena “El fantástico mundo del teatro sin palabras”, con la que  hicieron pasar un momento lleno de diversión a chicos y grandes, que se dieron cita en la Plazuela 450, como parte de las actividades infantiles del 25 Festival Cultural Zacatecas 2011.

Saltimbanqui_-_ulises_ramirez

Lo que Ulises Ramírez ha visto recientemente: VUELVE EL SALTIMBANQUI !!!!

Si innecesaria y prescindible fue la primera cinta, no digamos ya lo que nos puede esperar en la segunda. Y es que los 222 millones recaudados con los 85 de presupuestos de Jumper han espoleado a los productores a saltar al vacío sin red y producir una secuela de la infame cinta protagonizada por el no menos infame Hyden Christensen. Esperemos en esta ocasión que el actor que empañó con su horrenda actuación el personaje de Anakin Skywalker, en Jumper 2 se equivoque en sus coordenadas y acabe teletransportado al corazón de un volcán activo dónde se funda en lava como el T-1000 de Terminator 2.

El saltimbanqui del mundo occidental

El saltimbanqui del mundo occidental

John Millington Synge 

” Christy Mahon- Que Dios, María y San Patricio la bendigan y le recompensen sus gentiles palabras. Bien, este es un lecho limpio y mullido por encima de toda ponderación y he aquí al fin que he encontrado suerte y sociedad, con lo que ahora se me ocurre que he sido bastante torpe al no matar a mi padre hace años… Si, con la ayuda de Dios, yo lo maté y ojalá quiera la Santa Madre Inmaculada interceder por mi alma. 

SALTIMBANQUI Y CATEQUISTA.

Saltimbanqui_ulises_ramirez

En el “Sueño de los nueve años” Juanito había visto una muchedumbre de muchachos y se le había pedido que les hiciera el bien.

Por lo tanto, él se preparaba para eso: leía historias, aprendía catecismo…

Casi sin darse cuenta había comenzado contando cuentos  y leyendo historias a los muchachos de su pueblo. Resultaba curioso que por ahí se decía: “Vamos a escuchar el sermón”, porque antes y después de los cuentos, invitaba a todos a hacer oración.  ¿Por qué no continuar haciendo el bien a aquellos muchachos?…  Sí,  pero… ¿cómo? Juanito era muy inteligente, avispado y creativo…

Los días en que había “tianguis” y mercado en el pueblo, iba a ver a los charlatanes  y saltimbanquis, “adivinos” y malabaristas y observaba con mucha atención todos los juegos y suertes de magia que allí presentaban. Ya en casa, ensayaba y ensayaba hasta que lograba realizarlos con entera agilidad. Eran inimaginables las caídas, los resbalones y los tumbos que se daba…

Aunque es difícil de creer, a los once años ya hacía juegos de manos, el salto mortal, caminaba de manos, saltaba y bailaba en la cuerda como un saltimbanqui profesional.

Los domingos y días de fiesta, los niños de las casas vecinas y también los que vivían lejos, lo iban a buscar. Daba la función haciendo los juegos que había aprendido. De un árbol tiraba una cuerda hasta un peral de otoño muy robusto  que allí había. Al lado colocaba una mesita con la bolsa de prestidigitador y sobre la tierra extendía una vieja alfombra para los ejercicios a cuerpo libre.

Cuando todo estaba preparado y los asistentes esperaban ansiosos el comienzo, invitaba a todos a rezar el rosario y a cantar una alabanza a la Virgen. Después subía a una silla y pronunciaba el sermón, es decir, repetía igualito el que había escuchado por la mañana durante al misa.

Finalmente comenzaba la función: el predicador se convertía en un saltimbanqui profesional: realizaba saltos mortales, caminaba con las manos, tragaba monedas y las iba a recuperar  en la punta de la nariz de algún espectador. Multiplicaba las bolitas rojas y  los huevos;  convertía el agua en vino, mataba un pollo y lo hacía pedazos para luego volverlo a resucitar y lo ponía a cantar.

Finalmente, caminaba y saltaba sobre la cuerda, se apoyaba con las manos y echaba los pies al aire o volaba cabeza abajo sosteniéndose con los pies.

Terminaba la función, rezaban una breve oración y…  “¡Aquí se rompió una taza, cada quién para su casa!”

Mamá Margarita lo quería mucho, lo observaba y él le contaba todo. Sin su aprobación no hacía nada y a la vez,  ella le dejaba hacer.

Mientras, su hermanastro Antonio de 18 años, miraba desde lejos.

El saltimbanqui del mundo occidental

El saltimbanqui del mundo occidental

John Millington Synge 

” Christy Mahon- Que Dios, María y San Patricio la bendigan y le recompensen sus gentiles palabras. Bien, este es un lecho limpio y mullido por encima de toda ponderación y he aquí al fin que he encontrado suerte y sociedad, con lo que ahora se me ocurre que he sido bastante torpe al no matar a mi padre hace años… Si, con la ayuda de Dios, yo lo maté y ojalá quiera la Santa Madre Inmaculada interceder por mi alma. 

Jojo, historia de un saltimbanqui (libro)

Esta es una recomendación literaria, el libro fue escrito por Michael Ende y se trata de una pequeña obra de teatro para adultos que relata el dilema de una mermada y pobre compañía de circo a la que se le ofrece una posibilidad dorada: recorrer todo el país publicitando a una poderosa industria química; se les pide sólo una condición, abandonar a una niñita con retraso mental a la que recogieron desde hace años, ya que no «da buena impresión». Ante una realidad asfixiante, Ende propone la imaginación como salida. Sólo la creatividad abre puertas. El libro es un llamado para percibir lo real dibujado de poesía.

El Saltimbanqui de la gráfica

Francisco Benjamín López Toledo, “el saltimbanqui de la gráfica” como él mismo se denomina, nació en juchitlán Oaxaca, el 17 de Julio de 1940.

Ulises_saltimbanqui_toledo

Comenzó a aprender técnicas de gravado en la escuela de Bellas Artes de Oaxaca, en el taller de Arturo Garcúa Bustos, estudió en el taller gratuito de gravado en la Escuela de Artesanía y Diseño (perteneciente al Instituto Nacional de las Bellas Artes)

Su primer exhibición, en la ciudad de México se realizó en la Galería Antonio Souza cuando él tenía 19 años de edad.

Viajó a Paris Francia, donde comenzó a trabajar en Cite Universitaire

En 1963 monta su primer exhibición en Francia con Galerie Karl Flinker de Paris. Viaja a Juchitlán ay regresa a París, presentando su obra en la Calería Daniel Gervis, también exhibe en Suiza, Alemania e Inglaterra, Noruega y EUA.

Dos años más tarde deja Cite Universitaire y regresa para establecerse en Ixtepec, Oaxaca.

Padre de dos niñas y un niño, pintor en constante movimiento, de México a  París y de París a México

Su primer encuentro como empresario cultural lo tiene estableciendo la Casa de Cultura del Istmo in Juchitlán en 1977.

Inaugura la Biblioteca Pablo Picasso en Teotitlan del Valle, Oaxaca.1989

Nace su cuarta hija, Sara.

Inaugura varios lugares de cultura en México.

Gorro de saltimbanqui que a Ulises Ramírez le gustaría adquirir

bonito gorro

Saltimbanqui Pogo : Recuerdos de la infancia por Ulises Ramirez

Saltimbanqui Pogo

Seguro que cuando eras pequeño siempre soñabas con ser más alto, y poder ver allá donde no llegabas.

Pues a mi me pasaba lo mismo me hubiera encantado ser más alta de niña.

Bueno pues lo mismo le pasó a Zak Sprinkle, que era amante de los conciertos y era muy chiquitito y gracias al saltimbanqui por lo menos podía ver algo en los conciertos.

Es un sencillo mecanismo que te permitirá saltar a la vez que andas.

Saltarás muy alto, todo lo que tu puedas. Además este modelo nuevo es muy resistente, aguanta mucho peso.

Saltimbanqui_ulises_ramirez

Letra de canción Saltimbanqui

Saltimbanqui

Polka

Ulises Ramírez

 

 

Ser bohemio es mi ideal,
a la muerte despreciar,
gozando sin cesar, vivir, amar,
ser dichoso, ser feliz.


Saltimbanqui del amor,
entre risas y lágrimas burlándose del dolor;
si con la vida lograr se olvidan las alegrías,
en un mortal hay que girar con emoción.


Así es la vida un eterno rodar,
siempre en peligro y mucho arriesgar;
si con la vida lograr se olvidan las alegrías,
en un mortal hay que girar con emoción,
nuestra existencia siempre sonriente,
libando loco, loco de amor con emoción.